Cars: Rápidos como el Rayo

Cars: Rápidos como el Rayo 1.2.0

Toca el pedal a fondo en este juego de película

Cars: Rápidos como el Rayo es un juego familiar de carreras muy divertido. Los protagonistas son Rayo McQueen y sus amigos con pistones. Su fórmula al estilo autopista en miniatura es de verdad muy entretendida, aunque hay una parte del juego dedicada a la construcción de ciudades que te distrae bastante de las carreras. Ver descripción completa

PROS

  • La presentación captura la magia de la película
  • Los controles de las carreras son sencillos
  • Buena acción al estilo slot
  • Puedes personalizar los circuitos
  • Incluye los personajes favoritos de la película

CONTRAS

  • La parte de construcción de ciudades puede ser una distracción
  • El sistema de energía hace que se pare la diversión

Bueno
7

Cars: Rápidos como el Rayo es un juego familiar de carreras muy divertido. Los protagonistas son Rayo McQueen y sus amigos con pistones. Su fórmula al estilo autopista en miniatura es de verdad muy entretendida, aunque hay una parte del juego dedicada a la construcción de ciudades que te distrae bastante de las carreras.

Salir de la ciudad

Igual que con juegos como Los Simpsons: Springfield, Family Guy: En búsqueda de cosas o Ice Age Village, Cars: Fast as Lightning te invita a reconstruir una ciudad (en este caso Radiator Springs) y añadirle edificios y talleres para los personajes. Todo lo que construyes al final te da monedas y XP. Del mismo modo, los coches que corren, pueden completar tareas más rápidamente para ganar más.

Por algún motivo, la parte de construcción de ciudades se ve fuera de lugar en Cars: Rápidos como el Rayo. Es casi como si el desarrollador, Gameloft, hubiese visto que el formato era popular y hubiese intentado forzarlo dentro del juego. Pero lo que hace, es desviar la atención de toda la diversión que hay en la pista, corriendo y diseñando circuitos. Es verdad, no necesitas estar todo el rato controlando la ciudad, pero si no lo haces, verás que es difícil avanzar por las carreras por falta de monedas para mejoras.

Otra cosa que frena los coches en Cars: Fast as Lightning es el sistema de energía que ya no fue muy popular con juegos como Real Racing 3 y Angry Birds Go!. Este funcionamiento restringe el número de carreras que puedes realizar con un coche antes de esperar unos minutos o gastarte gemas para continuar. La energía (en este caso, latas de aceite), la puedes ganar si acabas retos en la ciudad, pero, de nuevo, eso hace que se rompa la acción de la carrera.

Existe también el modo multijugador en Cars: Rápidos como el Rayo, en el que puedes invitar a amigos a correr por tus pistas y es pura diversión asegurada.

Un juego de niños

Tal y como esperarías con una película tan popular para niños, esta nueva entrega de Cars está muy adaptada a los niños. Todas las instrucciones y los niveles tutorial están guiados y escritos por los personajes, con lo que hasta los más pequeños pueden empezar a jugar solos sin dar problemas.

Las carreras siguen la mecánica de este tipo de juegos. Para acelerar, mantén el dedo en la pantalla y para reducir, quítalo. Si no reduces lo suficiente en las curvas, el coche se estampará contra la balla y perderás tiempo en beneficio de tu rival.

Si quieres usar trucos en este juego, tienes que deslizar el dedo en la dirección adecuada al entrar en el obstáculo (una carretera retorcida o un puente, por ejemplo). Esto es un poco simple y creo que sería más satisfactorio si las partes difíciles se pasaran con algo más estratégico como un combinado o un gesto más complejo.

Entretenimiento automovilístico

Hay que reconocer el mérito de Cars: Rápidos como el Rayo por el uso que hace de la licencia. El mundo del juego realmente te hace sentir que estás en Radiator Springs.

Los personajes no solo son iguales que en la “vida real” sino que además puedes ver sus personalidades reflejadas en los diálogos. Mantienen sus lemas, y sus interacciones son divertidísimas, como si estuvieses viendo la película.

El actor que ha puesto la voz de Lightning McQueen es quien lo hizo también en la película: Owen Wilson.

Asombroso

A los niños les encantará Cars: Rápidos como el Rayo, ya que consigue capturar la magia de la película y ofrece carreras de mucha acción con controles sencillos. Por desgracia, las carreras se ven a menudo entrecortadas por otras partes del juego, con lo que es más un juego para poco rato más que para pasarse horas.

Cars: Rápidos como el Rayo

Descargar

Cars: Rápidos como el Rayo 1.2.0